La falda: “de la maxi a la mini y de la mini a lo más cómodo”

0
139

Haciendo un poco de memoria sobre la historia de la falda nos damos cuenta que la moda es muy cíclica, la falda, es una de las primeras prendas de vestir que sobrevive y con el paso de los años, ha pasado durante la historia por muchos cambios que han variado en cortes, siluetas, materiales y estampados, pero definitivamente llegó y se quedó para ser símbolo de feminidad y hoy en día de comodidad. 

Fue usada en culturas primitivas por hombres y mujeres, luego se fueron añadiendo plisados egipcios, trenzados romanos y entre los siglos quinto (V) y dieciséis (XVI) las faldas eran piezas llevadas desde el busto hasta los tobillos, en materiales pesados y colores oscuros. Ya entre los siglos diecisiete (XVII) y dieciocho (XVIII) se agregó volumen con armazones con aros para hacer ver un talle extremadamente delgado utilizándolas con corsés.

En el siglo diecinueve (XIX) y comienzos del siglo veinte (XX) las faldas se despojaron de todas sus estructuras incómodas y se empezó a llevar con telas menos pesadas, pero igual a una altura que nunca subía del tobillo.

En los años 20 la legendaria Gabrielle Chanel llegó para proponer una prenda más cómoda, más corta y un poco más amplia, Gabrielle impuso el largo Chanel, que es justo abajo de la rodilla y que aún hoy en día utilizamos, según la diseñadora francesa este tipo de falda ayudaría a tener una silueta más cómoda y práctica para el día a día de las mujeres de la época. Chanel, amada por muchos y también muy criticada por ser un personaje muy controversial, marcó un cambio importante en la moda femenina.

Ya en los años 50 aparece Cristian Dior y llega con su colección “NEW LOOK” con cinturas muy marcadas y faldas muy amplias con mucho vuelo, con largos abajo de la rodilla y cuatro años más tarde el mismo Dior cansado de muchas copias de sus diseños ideó la falda lápiz uno de los Iconos de esta época.

Llegan los años 60 con Mary Quant quien impuso la minifalda, esta escandalosa prenda para la época por su largo que llegaba al Muslo siempre la asociaremos al movimiento de liberación de los 60. 

De aquí en adelante estos tipos de siluetas simplemente se han ido reinventando para hacerla más cómoda por eso decimos que la moda es cíclica y la falda no ha sido la excepción. Toda esta retrospectiva para hacernos una idea de los cambios que ha tenido esta prenda y los personajes importantes que ayudaron en su transformación.

Según la diseñadora Lucy Barragán “hoy en día casi todas las mujeres tienen por lo menos una falda en su guarda ropa, algunas largas otras cortas, estampadas o unicolor según la tendencia, la estación o simplemente por comodidad y gusto.  El uso de la falda está más marcado en una elección propia y es algo muy individual que quiere eliminar estándares o códigos, que antes definían la utilización de prendas solo para determinadas ocasiones, horas del día o clima.  Hoy la moda se transforma cada vez más, y a lo que estamos llegando es a una moda muy propia de cada persona que busca sentirse cómoda con lo que lleva, aniquilando estereotipos que se han querido imponer”

Por otro lado, Catalina Barragán opina que: “Lo importante es conocer muy bien tu cuerpo y escoger prendas que vallan de acuerdo con tu personalidad, profesión, gusto y que te hagan sentir confortable y elegante cuando lo necesites y por su puesto muy chic. Sí se quiere usar falda, ahora existe la posibilidad de usar lentejuelas de día con tenis y camiseta, o en jean con tops lujosos y zapatos muy altos, solo tienes que encontrar tu estilo y hasta crear tu propia tendencia y atreverse. La moda es estar cómodos y la falda definitivamente nos puede ayudar también a sentirnos elegantes, informales, atrevidas o sexis; las faldas son una prenda que ha empoderado a mujeres desde el comienzo de la historia y es el momento de encontrar la manera favorita de usarla” concluye la diseñadora.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here