Según Davivienda, PMI manufacturero cae por cuarta vez en 2019

0
67

El Índice Principal de Gestión de Compras (PMI) del sector industrial colombiano de Davivienda, ajustado por factores estacionales, se colocó en 49,2 puntos en mayo, 1,6 puntos por debajo de los 50,8 puntos de mayo, por debajo del umbral clave de 50,0 por cuarta vez en lo que va de año, reportando con ello un nuevo deterioro de las condiciones del sector.

El informe destaca que los industriales experimentaron una caída de las ventas en junio, que vincularon con la débil demanda subyacente y la intensificación de la competencia. Aunque la reciente caída de los nuevos pedidos entrantes fue ligera, puso punto final a una secuencia de expansión de dos meses, indicó Davivienda.

EL INFORME

Los datos del PMI de Colombia indicaron que la mejora en las condiciones industriales observada en abril y mayo fue temporal, ya que las cifras de junio destacaron nuevas contracciones en los nuevos pedidos recibidos, la producción y el empleo. La aceleración en la inflación de costos de insumos (que alcanzó un máximo en 28 meses) no fue bien recibida por las empresas colombianas, que respondieron reduciendo las compras de insumos e incrementando los precios de venta. La confianza empresarial, entendida como expectativas de producción para los próximos doce meses, también se vio afectada y cayó hasta su nivel más bajo en un año y medio.

El Índice de Gestión de Compras (PMI™) del sector industrial colombiano de Davivienda disminuyó desde 50,8 puntos en mayo hasta 49,2 en junio, por debajo del umbral clave de 50,0 por cuarta vez en lo que va de año, señalando con ello un nuevo deterioro de las condiciones del sector. Sin embargo, las lecturas relativamente sólidas de abril y mayo contribuyeron a que el promedio del segundo trimestre siguiera en aumento.

Los industriales experimentaron una caída de las ventas en junio, que vincularon con la débil demanda subyacente y la intensificación de la competencia. Aunque la reciente caída de los nuevos pedidos entrantes fue ligera, puso punto final a una secuencia de expansión de dos meses.

Las empresas respondieron recortando sus volúmenes de producción, que mermaron en junio por cuarta vez en lo que va de año tras el crecimiento experimentado en abril y mayo.

La débil tendencia de las ventas comprometió los flujos de efectivo en junio, según informaron los participantes en la encuesta. En consecuencia, las empresas redujeron el número de trabajadores por primera vez en tres meses.

PMI Sector de la Manufactura

Asimismo, la escasez de fondos disponibles empujó a los industriales a reducir sus compras de insumos al final del segundo trimestre. Esta contracción terminó con una secuencia de expansión que se extendía ya a dos meses.

Por otro lado, las empresas expresaron su preocupación por el hecho de que la escasez de liquidez, la debilidad de las ventas y la quiebra de algunos clientes obstaculicen el crecimiento de la producción en los próximos doce meses. Aunque las empresas volvieron a mostrarse optimistas, la confianza perdió fuerza hasta alcanzar el nivel más bajo en un año y medio. De igual manera, expresaron su preocupación por la irrupción en el mercado de mercancías chinas, que, según los participantes en la encuesta, se comercializan a precios inferiores a los costos de producción de los fabricantes.

Al mismo tiempo, los costos de insumos adquiridos por los industriales colombianos volvieron a subir. En efecto, la tasa de inflación fue marcada y la más sólida desde comienzos de 2017. Varias empresas indicaron que la apreciación del dólar estadounidense intensificó la presión al alza sobre los precios de las materias primas importadas.

De forma simultánea, el moderado incremento de los precios de fábrica registrado en junio fue en gran medida similar al de mayo, aunque mucho más débil que el de los costos soportados por los fabricantes.

En términos generales, los inventarios cayeron en junio, mes durante el cual las existencias de materias primas y productos finales volvieron a reducirse. Con todo, el ritmo de contracción en ambos casos fue tan solo moderado.

Por último, la escasez de liquidez y materias primas provocó un incremento de los negocios pendientes en las plantas de los industriales colombianos. Así pues, los trabajos en curso aumentaron por primera vez en cinco meses, aunque de manera marginal.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here