Éxito en las aulas: ojos sanos miran y aprenden mejor  

0
92
*Por Felipe Arango, director científico de Lentesplus.com

Saltar palabras en el texto a la hora de leer, acercarse mucho al libro o al tablero, presentar continuamente enrojecimiento en los ojos, pueden ser señales de alarma sobre la salud de nuestros ojos.

En muchos casos, las notas insuficientes o el desinterés por las asignaturas no son consecuencia de la apatía de los estudiantes, sino de alguna afección visual que le impide seguir las clases con fluidez a través de una buena comprensión en el aula, ya que se requiere leer la pizarra y prestar atención al tiempo al profesor.

Hay algunas patologías propias de la infancia que deben ser tratadas a tiempo para mejorar la visión, y por ende, el rendimiento académico, ya que los niños y adolescentes, ante la afectación visual, no tienen el mismo nivel de concentración ni atención. Por esto es muy importante una consulta oportuna con el optómetra que no se limitará a comprobar la agudeza visual, sino evaluará otros aspectos de la salud visual como la habilidad de seguir las líneas sin perderse, cambiar el enfoque, utilizar los ojos de manera coordinada, entre otros.

Desde Lentesplus.com estamos comprometidos con la salud visual por eso hacemos un llamado a los padres de familia en esta época para que practiquen un examen visual a los niños y jóvenes con el fin de identificar alguna afección.

Aquí les compartimos algunas señales importantes para la consulta temprana en los escolares:

  • Niños que permanentemente acercan el cuaderno o el libro a sus ojos.

  • Los niños que no logran interesarse en la lectura o se les dificulta porque no logran enfocar de cerca.

  • Aquellos jóvenes que guiñan o cierran un ojo pueden tener una desviación latente de sus ojos hacia afuera.

  • Niños y/o adolescentes con los ojos enrojecidos, llorosos y con rasquiña.

  • Estudiantes que comienzan a parpadear de forma continua, pueden presentar problemas alérgicos.

Ante esta situación, recomendamos que los padres lleven a sus hijos a un examen visual antes de regresar a clases. Y si ya han comenzado y presentan estos síntomas, nunca es tarde para una visita con un especialista, siempre es mejor corregir a tiempo.

Hay muchos casos en los que no se observa ninguna anomalía. El niño no se queja, los padres no refieren ningún problema y sin embargo el niño no ve bien por un ojo, por lo que puede tener un defecto refractivo.

En esta época de regreso a clases es muy importante cuidar la salud visual de los niños y jóvenes que vuelven a las aulas. Un buen examen médico a tiempo puede ser la diferencia para un mejor rendimiento académico.


LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here