En la cuarentena, Banco Finandina realiza el 90% de su operación por teletrabajo

0
192

De mil personas aproximadamente que laboran en el Banco Finandina, 920 están trabajando desde su casa para minimizar los riesgos de contagio de Covid-19. Un ejemplo a seguir.

En el marco de la transformación tecnológica que vienen realizando los bancos por la contingencia mundial del Coronavirus, el Banco Finandina, en línea con su estrategia de ser completamente digital, además de las medidas adoptadas para beneficio de sus clientes, logró que más del 90% de sus colaboradores estén trabajando desde la casa, de manera segura, confiable y eficiente, para minimizar los riesgos de contagio de Covid-19.

Así lo dio a conocer el Gerente General, Orlando Forero Gómez, quien en el 2019 fue reconocido como uno de los 25 banqueros más innovadores y transformadores de Fintech Américas, y para quien “asumir el reto del teletrabajo en una entidad financiera, vigilada, representa no solo tener que reinventar las rutinas sino minimizar los riesgos asociados para el banco y para sus clientes por cuenta de una operación que realiza el 90% de los empleados, desde la casa”.

Con esta decisión, agrega, “Finandina responde y respalda las medidas adoptadas por el Gobierno nacional de promover el aislamiento preventivo obligatorio, a pesar de ser una de las actividades exceptuadas”.

–Usted ha dicho siempre que Finandina es un banco digital. ¿Estaban preparados para atender una situación de esta naturaleza o tuvo que hacer muchos ajustes en tiempo récord para operar mediante teletrabajo?

–No obstante que el Banco Finandina lleva varios años en un proceso de transformación hacia un banco ciento por ciento digital, hoy en día, gracias a las inversiones que hemos venido realizado en tecnología y en una nueva cultura organizacional, el 90% de nuestro equipo de trabajo está operando remotamente, en esta coyuntura, de manera segura desde su casa, con el fin de minimizar el riesgo de contagio de Covid-19. Esta es una realidad digital.

–¿Qué inversiones ha hecho para poder operar mediante teletrabajo?

–El primer gran reto fue tomar la decisión de trasladar la sede principal del Banco Finandina de Bogotá al municipio de Chía en Cundinamarca, donde los empleados cuentan con casino, gimnasio, zonas de juegos y áreas que estimulan la creatividad y la innovación, entre otras actividades, lo que ha permitido generar un cambio en la cultura organizacional. El segundo reto fue hacer una inversión por más de 20 millones de dólares en inteligencia, algoritmos y fases de usuario. Hoy en día somos una banca digital y que opera desde la casa.

–¿Ese 10 por ciento de las personas que no pudieron hacer teletrabajo a qué se debe?

–De manera sorprendente, no hay excepciones. Los únicos que están en las oficinas son aquellas personas que deben apoyar y custodiar los centros de operación y unos agentes a quienes la ubicación de sus hogares no les permite operar virtualmente. En este momento, toda la dirección del banco, más de 500 personas y más de 300 agentes del centro de contacto telefónico, trabajan desde su casa para prevenir el contagio de Covid-19.

–¿Cómo hace para coordinar el trabajo de 920 personas desde afuera?

–Mediante una cultura de aporte, resultado y productividad. Pero muy especialmente, apoyándonos en tecnologías abiertas de colaboración que nos permiten gestionar de manera ágil y segura la operación de nuestros casi mil funcionarios.

–¿Qué estrategias han implementado para lograr una operación segura y confiable a través del teletrabajo?

–Hemos entendido la enorme responsabilidad que se deriva de hacer movimientos de esta naturaleza para que nuestros funcionarios trabajen desde su casa. En ese sentido, tenemos un control de operación y de productividad que se sustenta en la confianza que tenemos en nuestros líderes y funcionarios.

–¿Este modelo de teletrabajo es transitorio o piensa implementarlo de manera permanente?

–La coyuntura actual está transformando la forma de operar de los bancos y estamos aprendiendo a usar las herramientas de colaboración como las videoconferencias. Hasta los clientes que han sido renuentes a utilizar la tecnología, están en este momento preguntando o aprendiendo para hacer sus pagos desde la banca digital. Todas estas medidas nos van a enseñar nuevas y distintas formas de relacionamiento, pero nunca van a sustituir esa necesidad que tenemos los seres humanos de la interacción personal. Por esta razón, no hemos querido montar bots en los centros de contacto, pues en Finandina soñamos con ser el primer banco digital de seres humanos atendiendo a seres humanos, pero haciendo un buen uso de la tecnología. (GRS).

También puede leer:

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here