Cómo la batería del Galaxy S10 se convierte en cargador

0
147

La nueva tecnología Wireless PowerShare de Samsung Electronics le permite usar su Galaxy S10 para cargar smartphones y wearables compatibles sin la necesidad de cables adicionales. Se trata de una forma simple y práctica de mantener sus dispositivos cargados cuando está fuera de casa u oficina.

Según la Planificadora de productos, Jeongmin Moon, el equipo de desarrollo incorporó la tecnología Wireless PowerShare en la línea Galaxy S10 para ofrecer a los usuarios la libertad de pasar el día sin estar atados por cables y cargadores.

“Queríamos resolver el inconveniente de tener que llevar varios cargadores y cables cuando se está fuera de casa o la oficina o de tener que interrumpir las actividades para buscar un café con el fin de cargar su teléfono. Así que se nos ocurrió la idea de convertir al Galaxy S10 en un cargador inalámbrico en sí mismo”, explica Moon.

Desde el lanzamiento del Galaxy S6 (el primer dispositivo Galaxy en ofrecer carga inalámbrica), cada vez más smartphones y wearables Samsung han agregado esta tecnología. Yusu Kim indica que esta es otra de las razones por la que la multinacional surcoreana priorizó la incorporación de la tecnología inalámbrica para compartir la batería en la línea Galaxy S10.

Una batería que se convierte en cargador

Un cargador inalámbrico recibe carga de CC (corriente continua) y la convierte en CA (corriente alterna) con la bobina de la batería antes de transmitirla al smartphone receptor. El teléfono luego vuelve a convertir la carga de CA en CC y guarda la energía en la batería. El Galaxy S10 cuenta con un circuito que posibilita esta conversión de dos vías y que, esencialmente, es lo que permite que los teléfonos también sirvan como cargadores inalámbricos.

La lista de dispositivos compatibles con Wireless PowerShare incluye no solo los smartphones, sino también (por primera vez en el sector) wearables1 como el Galaxy Watch y los Galaxy Buds de Samsung. Juhyang Lee manifiesta que el proceso de habilitar la tecnología para funcionar con una gama tan amplia de dispositivos fue una tarea ardua.

“Los tamaños de las baterías de estos dispositivos son diferentes, por lo que la parte más difícil del proceso fue encontrar un punto óptimo para las bobinas receptoras, lo que generaría máxima eficiencia. Por ejemplo, en el smartwatch la bobina era particularmente pequeña, por lo que tardamos en encontrar el enfoque más eficiente. Sin embargo, después de una investigación exhaustiva, logramos producir una solución que cumple con nuestros estrictos estándares de confiabilidad”, agrega Lee.

Enfoque más inteligente en la gestión de la batería

Para compartir su carga con otro dispositivo, la batería del Galaxy S10 debe tener suficiente energía de forma que su teléfono funcione con eficiencia: al menos 30 por ciento. Con el fin de ofrecer a los usuarios más libertad para utilizar esta útil función, la línea Galaxy S10 cuenta con tecnología de IA que optimiza el uso de la batería según su uso del teléfono.

El equipo también habilitó el modo de ahorro de energía adaptable de los nuevos smartphones para activarse automáticamente según los patrones de uso de los usuarios. Hyeonsu Lee describió el funcionamiento: “Si, por ejemplo, un usuario generalmente usa su teléfono durante 30 minutos para ir al trabajo, el modo de ahorro de energía adaptable se activará automáticamente si se prolonga su viaje”.

“Además, debido a que este modo cuenta con la potencia de la IA, cuanto más se usa, más preciso se vuelve”, agregó.

La eficiencia de la batería del Galaxy S10 se ha ampliado con un hardware más fuerte. Con un grosor de 7,8 mm, es más delgada que la batería de 8,5 mm del Galaxy S9 y su capacidad se ha incrementado en un 10 por ciento: de 3000-3500 mAh a 3400-4100 mAh).

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here